Los Viejos Partidos

Los Viejos Partidos

Hablar de fortalecer las instituciones, en el Perú actual, es tan productivo como vender catecismos en Letras de la PUCP. Nadie entiende cuál es su utilidad. Recordemos al Defensor Lima del magnate pesquero Banchero, cuyo asesinato puso rápido fin a un equipo que solo obtuvo éxitos mientras le duró el dinero de su mecenas.  Si lo comparamos con Universitario o Alianza, de profundo arraigo social, importante trayectoria deportiva y estructuras de menores, resulta obvio que es preferible apostar a un  fútbol con instituciones permanentes y  de larga trayectoria deportiva.

En política, la diferencia entre un partido y un movimiento es, esencialmente, la vocación de permanencia, una posición doctrinaria a la cual anclar los programas, y la necesaria formación de dirigentes juveniles. Ambas opciones presentan sus candidatos a los electores, pero mientras unos tienen la garantía de una marca reconocida en el mercado, los otros vienen con un brilloso empaque multicolor, bajo una denominación nueva y sin garantía. Los primeros han preparado a la mayoría de sus candidatos desde jóvenes, permitiendo que modelen su carácter mientras escalaban en la pirámide partidaria, los otros, invitan a cualquier persona cuya ocasional popularidad sume votos, aunque no compartan ideales ni objetivos en común.

No hay que obtener un Ph.D. en Ciencia Política para suponer que, al igual que con las medicinas, es mucho más seguro comprar productos de marca. Al igual que en el fútbol, es más seguro entregarnos a la pasión por un equipo que tiene una institución sólida detrás y no el patrocinio temporal de un aficionado adinerado.

Solo en política seguimos prefiriendo, una y otra vez, al producto sin marca, guiados por la engañosa publicidad y la moda del momento. Lo más lógico sería llevar nuestra experiencia de vida a la cámara secreta, donde decidimos no solo quién nos gobernará sino qué visión de país preferimos, qué lista parlamentaria será coherente con sus ideas, qué oferta electoral tiene la garantía de un partido que seguirá existiendo cuando el gobierno haya concluido, incluso cuando su líder haya fallecido.


Por eso no nos debe llamar la atención que un candidato sin partido ni movimiento, se haya referido a los partidos que construyeron la democracia constitucional que hoy tenemos, como viejos partidos, restando importancia a su eventual alianza en torno a un programa de gobierno. Cualquiera sea el resultado electoral del 2016, esos partidos seguirán ofreciendo ideas y formando jóvenes, cuando los actuales candidatos no requieran votos sino tan solo flores. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

TC reincorpora a un alumno PNP con Voto Dirimente

Nuestra sentencia sobre la píldora del día siguiente

Voto Dirimente sobre la responsabilidad disciplinaria de los jueces